Dios nos da libertad para tomar nuestras propias decisiones, pero esas decisiones tienen consecuencias.

Puede que no tengamos amigos o una vida familiar, pero somos libres de buscar nuestros propios intereses egoístas. Si lo deseamos, somos libres de perseguir la riqueza y podemos terminar con mucho dinero, pero no tendremos alegría al gastarlo. Somos libres de elegir en mejorarnos o perjudicarnos, construir una vida familiar o destruirla, perseguir la justicia o el pecado, pero sea cual sea nuestra decisión, debemos vivir con las consecuencias.

Es mejor tener sabiduría y entendimiento que oro y plata. Con la ayuda de Dios podemos tomar las decisiones correctas hoy y mañana para guiarnos en la dirección correcta.

Proverbios 16:16 RVC

16 Ganar sabiduría e inteligencia
es mejor que adquirir oro y plata.

 

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

error: Alert: Content is protected !!