Los sentimientos de abandono y desamparo se encuentran, quizás, entre los más dolorosos de la vida. En la desesperación, lloramos para que alguien o alguien venga a rescatarnos. La tragedia nos golpea, las esperanzas se desvanecen, alguien a quien amamos profundamente y con quien hemos pasado nuestra vida nos es arrebatado de repente. Y ahí estamos: solos y abandonados. Nuestros gritos no son escuchados, y parece que el cielo se ha convertido en bronce y las nubes en mármol. Entonces, clamamos con miedo y frustración a nuestro Dios. Pero Él no responde. Parece que se ha olvidado de nosotros y no está disponible.

Jesús experimentó y conoció esos sentimientos. Cuando la vida se apagaba en su cuerpo, gritó: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?”. David y Jesús se sintieron abandonados, de hecho fueron abandonados, por los que eran sus amigos más cercanos. Habían invertido tiempo en formarlos, en ser abiertos y honestos con ellos, habían compartido los altibajos de la vida con ellos, y habían llegado a creer y confiar en ellos. Y, luego, en sus momentos más oscuros, sintieron el dolor de la deserción y el miedo y la agonía de estar solos.

Pero no renunciaron a Dios. Puede que la lámpara de la fe se haya oscurecido por el silencio de Dios, pero no se ha apagado por las tragedias de la vida. Ambos confesaron que “Él sigue siendo mi Dios”.

Dios nunca prometió que si creíamos en Él nuestras vidas estarían libres del miedo al aislamiento o la soledad. Sin embargo, sí prometió estar con nosotros en nuestros momentos más oscuros. No prometió llevarnos alrededor de los valles oscuros de la vida, sino a través de ellos.

 

Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? ¿ Por qué estás tan lejos de mi salvación y de las palabras de mi clamor? Salmos 22:1

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

error: Alert: Content is protected !!