Cielo después de la muerte

Cuando asistimos a un servicio funerario, a la mayoría de nosotros se nos dice que los difuntos han ido a un lugar mejor, han conocido a Dios y vivirán alegre para siempre con otros seres queridos o amigos que han fallecido. Ellos caracterizaron el cielo como un lugar de felicidad, el paraíso final, donde las personas buenas suelen ir después de morir. Esta creencia es comúnmente enseñada y creída por la mayoría de las religiones y organizaciones religiosas, incluyendo la mayoría de las denominaciones cristianas.

Según las Escrituras, ningún ser humano que haya muerto ha ido al cielo en ninguna forma o figura, excepto Jesucristo que se hizo humano por un tiempo. Tenemos esto bajo Su propia autoridad: “Nadie ha ascendido al cielo, sino Aquel que bajó del cielo, es decir, el Hijo del Hombre que está en los cielos” (Juan 3:13). También sabemos que nadie ha recibido todavía el don de la vida eterna que Dios nos ha prometido: “Y esta es la promesa que nos ha prometido: la vida eterna” (1 Juan 2:25). “Todos ellos murieron con fe, sin haber recibido las promesas, pero al haberlas visto lejos se les aseguró, las abrazó y confesó que eran extraños y peregrinos en la tierra” (Hebreos 11:13). También sabemos que ninguno de los justos de Dios ha ascendido aún al cielo, ni siquiera el hombre que era conforme al propio corazón de Dios, el rey David (véase Hechos 2:29, 34). Dios aún no ha dado la inmortalidad a nadie, excepto a la resurrección de Su Hijo, Jesús, de vuelta a la vida eterna. De lo contrario, los dones que Dios nos promete no sirve de nada si ya tuviéramos vida eterna.

Además, la Biblia no habla de los muertos que van a vivir para siempre en un lugar o condición de “cielo” o “infierno”. Todos van a un solo lugar: todos son del polvo, y todos regresan al polvo” (Eclesiastés 3:19-20). El libro de Daniel se refiere al estado de los muertos en una profecía inspiradora: “Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra despertarán, algunos a la vida eterna, algunos a la verguenza y al desprecio eterno” (Daniel 12:2).
Este pasaje transmite una información crucial. Por un lado, ofrece la promesa de la vida después de la muerte, no a personas que viven aparte de sus cuerpos después de la muerte, sino a través de una resurrección de la muerte que tendrá lugar en el futuro. Algunos recibirán la inmortalidad entonces, y otros no. Así que claramente no somos almas inmortales en la actualidad. Además, el pasaje compara la muerte con el sueño, y explica la resurrección al despertarse de ese sueño. El sueño connota inconsciencia, y la Biblia dibuja la misma analogía en otros lugares. ¿Cómo podrían las personas que han muerto estar dormidas en sus tumbas, profundamente inconscientes —como se revela en la Biblia—, pero que residen felizmente en el cielo y nos miran en la tierra (o, presumiblemente, sufriendo en el infierno y mirando hacia arriba)?

Salomón señaló que los muertos no tienen conciencia, ni están en algún otro estado de conciencia: “Porque los vivos saben que morirán; pero los muertos no saben nada… porque no hay obra ni dispositivo ni conocimiento ni sabiduría en la tumba a donde vais” (Eclesiastés 9:5, 10). La persona que ha muerto está inconsciente y no es consciente del paso del tiempo.

El patriarca Job contempló la naturaleza transitoria de la vida física. El hombre, dijo, “sale como una flor y es cortado, y huye como la sombra y no permanece.” (Job 14:2). Dirigiendo sus comentarios a Dios, Job comentó sobre las limitaciones físicas comunes a todos los hombres y mujeres, afirmando: “Ciertamente sus días están determinados, Y el número de sus meses está cerca de ti; Le pusiste límites, de los cuales no pasará.” (versículo 5). Job señaló la cruda realidad de la muerte: “Así el hombre yace y no vuelve a levantarse; Hasta que no haya cielo, no despertarán, Ni se levantarán de su sueño.” (versículo 12). Job entendió que la muerte era el cese absoluto de la vida. Observa que en Génesis 2:17 Dios le dijo a Adán y Eva que desobedecerlo al tomar del árbol del conocimiento del bien y del mal llevaría a la muerte. Entonces, en Génesis 3:4, leemos que la serpiente (Satanás) le dijo a Eva que si comía de ese árbol, “no moriréis”. En pocas palabras, Dios dijo que el hombre es mortal y está sujeto a la muerte. Satanás contradijo a Dios y dijo que el hombre no moriría, el hombre es inmortal. ¿No es increíble que, como lo demuestra la creencia generalizada en la inmortalidad del alma, más personas acepten la enseñanza de Satanás que la de Dios? Sin embargo, tal vez eso no es tan sorprendente después de todo. La Biblia dice que Satanás “engaña al mundo entero” (Apocalipsis 12:9), y ciertamente ha engañado a muchos sobre lo que sucede después de la muerte. Las Escrituras hebreas, comúnmente llamadas el Antiguo Testamento, enseñan que, al morir, el alma muere y la conciencia termina. El alma no vive en alguna otra condición. No transmigra en otra forma. No se reencarna en otra criatura. Al morir, deja de vivir.

¿Qué dice el Nuevo Testamento? El apóstol Santiago comprendió la naturaleza temporal de la vida. Comparó la vida con una niebla: “cuando no sabéis lo que será mañana. Porque ¿qué es vuestra vida? Ciertamente es neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece” (Santiago 4:14). Otra epístola también analiza este tema, afirmando que “de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio” (Hebreos 9:27).

¿Qué enseñó Pedro? ¿Qué enseñaron los primeros discípulos de Jesús acerca de la muerte? El libro de Hechos registra el poderoso sermón del apóstol Pedro en el que mencionó al antiguo rey de Israel David y su falta de conciencia mientras esperaba su resurrección. “Hombres y hermanos”, exhortó Pedro, “permítanme hablarles libremente del patriarca David, que está muerto y sepultado, y su sepulcro está con nosotros hasta el día de hoy… Porque David no subió a los cielos…” (Hechos 2:29, 34). Si la gente realmente está viva en el cielo con Dios el Padre y Jesucristo como muchos creen, seguramente el rey David estaría entre ellos. Pero Pedro dijo que David está muerto y enterrado y no en el cielo. En contraste con Cristo, que resucitó de modo que “su alma no quedó en Hades” (versículo 31) —esta es la palabra griega para la tumba, David permanece en la tumba. Su esperanza, y la nuestra, es vivir de nuevo a través de la muerte sacrificial de Jesucristo y la resurrección disponible por medio de El.

El apóstol Pablo también comenta sobre el estado de los muertos. En una de sus cartas a la iglesia de Corinto comparó la condición de los muertos con el sueño: “Por lo cual hay muchos enfermos, y debilitados entre vosotros, y muchos duermen”(1 Corintios 11:30). Fíjate cómo Pablo, como el libro de Daniel del Antiguo Testamento, compara la muerte para dormir. Pablo comenta que muchos en la iglesia corintia eran débiles y enfermos. Muchos habían muerto. Pablo usa la palabra sueño para describir la muerte como un estado de inconsciencia. Pero ese no es el final del asunto. Al describir la resurrección futura de los seguidores de Cristo, Pablo escribe en la misma carta: “He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos, pero todos seremos transformados” (1 Corintios 15:51). Este cambio es aún futuro, y los cristianos que duermen inconscientemente en la muerte lo harán hasta ese momento. Además, Pablo señala específicamente que ahora somos mortales —destructibles— y que para recibir la vida eterna debemos de alguna manera llegar a ser inmortales— indestructibles.”Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad.
Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita:’Sorbida es la muerte en victoria'” (1 Corintios 15:53-54). Pablo transmitió un mensaje similar a la iglesia de Tesalónica: “Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza. Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él.” (1 Tesalonicenses 4:13-14). Pablo aquí de nuevo describe a los muertos como estar en un estado inconsciente comparable al sueño. Sobre la base de tanto testimonio bíblico, Martín Lutero, líder de la Reforma Protestante, escribió en un momento: “Es probable, en mi opinión, que, con muy pocas excepciones, los muertos duerman en total insensibilidad hasta el día del juicio…¿Sobre qué autoridad se puede decir que las almas de los muertos no pueden dormir … de la misma manera que los vivos pasan en profundo sueño el intervalo entre su tiempo de reposo por la noche y su levantamiento en la mañana? (Carta a Nicholas Amsdorf, 13 de enero de 1522, citada en Jules Michelet, La vida de Lutero, traducida por William Hazlitt, 1862, p. 133). Sin embargo, la Reforma no abrazó la verdad bíblica de que los muertos duermen en total desconocimiento.

Lo que hemos visto hasta ahora es que la Biblia muestra que una persona muerta no es de ninguna manera inmortal; su vida ha perecido. La Biblia muestra que el espíritu en el hombre, que originalmente provenía del Dios Creador, regresa a El. “Y el polvo vuelva a la tierra, como era, y el espíritu vuelva a Dios que lo dio.” (Eclesiastés 12:7). Este espíritu que regresa a Dios no es la fuente de la vida humana, ni es conciencia humana. La vida y la conciencia perecen cuando uno muere. Dios no nos dice por qué este espíritu regresa a El, sólo que lo hace. Esta puede ser la forma en que Dios preserva las características de cada persona hasta la resurrección. La verdad es que el hombre no tiene alma espiritual con conciencia consciente independiente del cuerpo físico. Esto se ha demostrado una y otra vez cuando los individuos han entrado en coma durante semanas, meses y a veces años a la vez, sólo para emerger de ese estado comatoso sin memoria o recuerdo del paso del tiempo. Si uno tuviera un alma que existiera independientemente del cuerpo humano, ¿no tendría ese alma algún recuerdo de permanecer consciente durante los meses o años en que el cuerpo estaba inconsciente? Eso sería una prueba poderosa y lógica de la existencia de un alma independiente dentro del cuerpo humano, sin embargo, nadie ha reportado tal cosa, a pesar de miles de tales sucesos.

En resumen, hemos considerado el misterio de la muerte. La buena noticia es que no tiene que ser un misterio. Las Escrituras que hemos revisado aclaran que un ser humano es una alma mortal y no posee una alma inmortal. Al morir, la vida cesa. No continúa de alguna otra forma. Desde la época de Adán y Eva, todas las personas han muerto una muerte física, incluso Jesucristo. Pero la muerte no es el fin. Como escribió Pablo: “Porque asi como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados” (1 Corintios 15:22). Aunque nuestra vida es temporal, Dios no nos ha dejado sin esperanza y un propósito mayor para vivir.

 

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

error: Alert: Content is protected !!