¿Dios abandonó a Jesús en la Cruz?

Uno de los interrogantes más complicados del pensamiento cristiano: ¿cuál es la relación de Dios con Jesús mientras agoniza? Para muchos, Dios está en el cielo mientras Jesús muere en la tierra y Dios está derramando ira o ira sobre Jesús. Dios debe hacer esto porque Dios ha puesto nuestros pecados sobre Jesús y Dios trata con el pecado ejerciendo la ira. Algunos señalan que incluso Jesús creyó esto cuando cita el Salmo 22 de la cruz “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?” Dios solo podría abandonar a Jesús si le hubiera dado la espalda a nuestro pecado (o eso dice la lógica). La cita de Jesús del Salmo 22 es la única vez en los evangelios donde Jesús no se refiere a Dios como Padre, así que debemos preguntarnos qué está ocurriendo aquí. La mayoría de nosotros estamos familiarizados con el Salmo 23 y podríamos recitarlo de memoria. Nos brinda consuelo en tiempos de angustia. Pero quizás no estemos tan familiarizados con el Salmo 22. El Salmo 22 es un grito de abandono. Es un salmo sobre la experiencia de ser víctima de una acusación injusta y de ser procesado. En resumen, es un salmo sobre ser un chivo expiatorio. Muchos de nosotros hemos tenido experiencia con esto, donde hemos sido parte de un grupo que ha generado rumores sobre nosotros que sabíamos que no eran ciertos. Luego, uno por uno, nuestros amigos se pusieron del lado del grupo en contra nuestra hasta que nos quedamos solos y ya no formamos parte del grupo. Es una experiencia horrible. Cuando Jesús cita el Salmo 22, busca recordar a sus verdugos que están desempeñando el papel de la comunidad de chivos expiatorios. Si alguien citara la primera línea del Salmo 23, “El Señor es mi pastor”, la mayoría de nosotros podría continuar y recitar una buena parte de ese salmo. Al citar la primera línea del Salmo 22, Jesús no está diciendo que Dios lo haya abandonado; está recordando todo el contexto del salmo. Se podría objetar que este no es necesariamente el caso, pero es importante señalar que respirar era muy difícil en una cruz y que las conversaciones y los diálogos prolongados hubieran sido muy dolorosos y prácticamente imposibles.

Pero eso no es todo. El Salmo 22 es un salmo de reivindicación. Al final, el salmista sabe que “Dios no está lejos” y que “Dios no ha escondido su rostro”. El salmista sabe que Dios no ha “despreciado ni desdeñado el sufrimiento del afligido”. En definitiva, el Salmo 22 es un grito de esperanza. Los judíos que escucharon a Jesús clamar las primeras palabras del Salmo 22 desde la cruz, escucharon no solo la sensación de abandono, sino también la esperanza, ¡porque conocían ese Salmo! Esta esperanza se refleja en todas las apasionantes predicciones de Jesús quien, sabiendo que sufrirá a manos de una turba enfurecida, todavía cree, a pesar de todo lo contrario en sus circunstancias, que Dios lo librará reivindicando su inocencia. Para Jesús, como para el salmista, Dios no es una deidad distante y enojada. Es la multitud la que está enojada, la que exige el sacrificio de los inocentes. Dios se preocupa y está presente con la víctima. Un punto final de la recitación del Salmo 22 del Jesús crucificado es teológico: a diferencia de la creencia de la turba y los líderes judíos de que le están haciendo un favor a Dios al deshacerse del alborotador Jesús, el uso del Salmo 22 es un indicación de que Dios no autoriza el sacrificio de Cristo por la humanidad. Dios no es visto como el actor que sacrifica a su Hijo; más bien, esta muerte en sacrificio es una que Dios rechaza. Por tanto, Dios está “ausente”, no “presente”, en nuestros procesos de sacrificio. Cuando, en su bautismo (Marcos 1: 9-11), Dios le dice a Jesús que “Tú eres mi hijo amado”, no debemos suponer que algo haya cambiado en la relación de Jesús con su Padre. Si hay una constante en la que podemos confiar es que la relación entre Jesús y Dios nunca cambió.

Hebreos 13: 5 nos dice que Dios dijo que “nunca te dejaré, nunca te desampararé”. En Deuteronomio 4:31 se nos asegura que Dios, “no te abandonará, ni te destruirá, ni se olvidará del pacto con tus padres, que les juró por juramento”.

La primera estrofa del Salmo 22 dice: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado? ¿Por qué estás tan lejos de ayudarme y de las palabras de mi rugido?

Jesús estaba citando la Palabra de Dios, para expresar Su sufrimiento en la Cruz y llevar nuestras enfermedades, dolencias y aflicciones.

 

 

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

error: Alert: Content is protected !!